mogegege preguntó:

Perdon D; Me emocione mucho y me lo tome muy personal (ni tan asi pero ñe ) igualmente disfrute el capitulo solo que quede en shock en la ultima parte eso no mah ;3

Mis vómitos verbales Contestar:

Jaja np, es que la idea es que fuera inesperado(?) además curiosamente me acordé de ti, y fue como «se va a morir cuando lo lea (6)»

mogegege preguntó:

... de verdad me encanta como escribes, lo haces bastanye bien y nunca me ha importado los tildes (yo soy mala en eso) pero... ENSERIO!? jaime y edgar D; ? Se que de gustos no hay mada escrito pero... pero D; (se va a llorar a algun rincon)

Mis vómitos verbales Contestar:

Jeje tranqui tranqui, quería intentar algo nuevo :x!

Mierda // Me da paja escribir EdgarxNico :x

••• Como está terminando el semestre y me he eximido de algunas pruebas me he puesto a escribir :x

*Narra Edgar*

VIII

¡Sea bienvenido el finde otra vez! Ha pasado ya casi una semana, desde aquel momento, mis viejos llegaron de sus “minivacaciones”. En la U he evitado al Jaime y al Nico, cosa que ha sido difícil porque estamos por el mismo sector y es terrible. Cuando he querido sacar o devolver los meos libros a la biblioteca tengo que irme vigilando que no estén por ahí, la hueá imbécil, pero necesaria. Y al llegar a la casa lo único que hacía era estudiar y nada más, nada de estar conectado, nada de wifi en el celular, así a la antigua, entreteniéndome con libros con más materia que la conchetumare. Mis viejos me han estado preguntando que qué hueá me pasa, por qué los culiaos no han venido, por qué no he jugado o por qué no he estado gritando en mi pieza como siempre, y bueno, lo único que respondo es que tengo un examen o algo parecido.

Será un finde laaaargo, porque dudo que hable con ellos, ojalá no vengan a mi casa… Tengo que planear que haré para que no vengan.

Necesito idear alguna hueá… Tengo pocas opciones:

• Podría decir que no fui a la U… Ahora que lo pienso me vieron miles de veces y lo único que se me ocurría era bajar la cabeza y correr por mi vida

• Que mi vieja estaba enferma y la tenía que cuidar.

• Me cortaron el internet por orden de no-pago.

• Hacerme el enfermo con la señora y decirle que no vengan porque me muero.

• O decir que estoy pololeando… Sería GG Nico.

Bueno, con lo estresado que estoy lo más favorable a la causa sería:

—¡Mamá! ¡Viejita!— comencé a meterme bajo las tapas de mi cama hasta taparme entero y seguir gritando — ¡Vieja!

—¿A quién llamas vieja?— dijo mi bella madre molesta mientras entraba pegando un portazo.

—¡Mami!— Comencé para hacerme la víctima —Me siento mal ¿puedes traerme un tecito? Es que no aguanto el dolor de cabeza.

—¡Gordo! ¿Tan mal se siente mi vida? ¿Qué sientes?— dijo mi madre sentándose en mi cama para tocarme la frente bastante preocupada.

—Estoy mareado.

—¿No estarás embarazado?

—¡Ahh! Mamá, las hueás que hablai— dije tapándome la cara con el cobertor.

—Al tiro le traigo un té— dijo dándome un beso en la frente dejándome marcada con su Rush.

—Mamá, si vienen los cabros diles que me siento muy mal para verlos, por favor, no quiero que vengan a webiarme— después de eso empecé a toser para que se la creyera.

—Si gordito.

« jaja qué es tierna por la chucha»

Creo que debería fingir estar enfermo más seguido para escapar de problemas o más bien ser consentido.

Prendo mi celular, para jugar un rato, pero juegos que no necesiten internet. Y me llegan mensajes de que me han estado tratando de llamar: Hoy cinco veces el Jaime y ocho el Nico. Ayer el Jaime quince y el Nico once, deben estar emputecidos porque los planté para el live. Y para resumir todas sus llamadas, juntas son como sesenta llamadas en todos estos días. Pongo el celular en modo avión y juego sus cinco minutos y entra mi vieja con el té, como es normal, escondí mi celular porque lo más probable es que me retaría ya que estoy “enfermo”.

—Tome gordo— dijo dejándome una bandeja en mi cama.

—Gracias— dije sentándome en la cama.

Comienza a sonar el celular de mi mamá, era un número que comenzaba con +56 9 XXXX XXXX.

—¿Alo?… ¿A quién busca?¡Hijo¡ ¡Era usted!— por el tono de su voz era obvio que era uno de los dos. Comencé a tomarme rápido el té.

Mi viejis comenzó a examinarme con sus ojos y dijo — Hijo, el Edgar se siente malito, cuando esté bien le digo que lo llame… ¿Ah?¿Enserio? Yo le digo. Adiós cuídece. —Colgó y me miro algo extrañada.

—¿Quién era?— dije devolviéndole la tasa con bandeja y todo.

— Era el Jaime, preguntó por ti y ¿por qué has tenido el celular apagado? O ¿por qué no te has conectado al aparatito ese? — dijo recibiendo la bandeja.

—Pruebas, exámenes, trabajos, exposiciones. Sabes que tengo que estudiar, la U es primero.

—Eso espero — me mira de soslayo.

Me miro súper desconfiada y se fue. Es tan sapa la vieja conchesumare. Revolcándome en la cama buscaba que hacer y nada, no me quedaba más que dormir. Dormí sus tres horitas y lamentablemente, me despierta un Toc toc toc.

—¿Mmmmmhh? — pero los golpes en la puerta seguían y cada vez mas fuertes— ¡¿Qué?! — tengo sueño por la chucha.

Se abre la puerta y era el Jaime con el Nico. «Mierda, se supone que me estoy muriendo»

—¿qué hacen acá? —dije sobándome un ojo con mi mano.

—¿Cómo estai? La tía me dijo que te estabas muriendo — comenzo el Jaime.

—Mentira, dijo que estaba malito y ahora me siento un poco mejor.

—¿Por qué nos has evitado?— comenzó atacando el Nico.

—Debo muchos trabajos, cosas así— dije frunciendo el ceño.

—Nico cálmate este hueón está enfermo— increíblemente el Jaime me estaba defendiendo.

«Guau, al parecer vamos a discutir enfrente del Jaime»

—Jaime— al decir esto el Nico, el Jaime con él se intercambiaron miradas. Miradas que decían de todo.

—Si ya sé— y se fue por el lugar por donde llegó y cerro la puerta dejándonos solos a los dos.

El aire estaba algo helado, y esto no me pinta bien. Él se para enfrente de mi cama serio, como nunca lo había estado.

—¿Qué?— me senté en la cama cruzando los brazos en busca de la respuesta.

—Por qué me has estado evitando, por qué estás así de raro, por qué nunca me escuchas cuando te digo algo.

—Tú y yo sabemos los por qué. Yo no te ando preguntando qué hiciste con el Jaime estos días que me ausenté— no respondió nada, creo que… Bueno, para qué decirlo— Eso pensé.

—Edgar culiao, eso no tiene nada que ver, no tiene sentido.

—Para mí sí ¡¿Te gustaría acaso que yo me revolcara con otro hueón estando contigo?!— este hueón me empieza a calentar la cabeza.

—Cállate, no es cualquier hueón.

—No va al caso, no te hagai el hueón si ambos entendemos a lo que me refiero— odio cuando se hace el que no entiende.

—¿Enserio nos entendemos? Cuando estábamos hablando no quisiste seguir oyéndome y cuando te dije que aún no terminaba de hablar ¿Lo habías entendido? ¡No! ¡Sólo tiraste los audífonos a la mierda! — creo que estamos haciendo mucho ruido.

— ¡ Ya po hueón! ¿¡Qué hueá ibai a decir!?¡¿Qué es la hueá que tanto querí decir?!

— ¡Que cuando hablé con él, le dije que no estaba seguro de lo que sentía por ti y por él, estaba confundido!— al oír eso aprieto las manos, haciéndolas un puño, tan fuerte que los nudillos se me ponían blancos.

—¡¿Y esa es la estúpida razón por la cual nos ilusionas los dos culiaos?!— me paro de la cama y me pongo enfrente de él, bastante cerca de él.

Vernos como estábamos era impresionante, pareciera como si nos quisiéramos agarrar a combo, pero en nuestra situación era imposible, creo yo.

—Cáll- — y lo interrumpe un “tía espere” de afuera de mi habitación.

De la nada entra la pequeña señora del hogar a ver que pasaba seguida por el Jaime. Estaba muy sonrojado, que más pueden pedir si estoy con la caga’. Mi mami me dice que me calme y me siente porque podía “empeorar”, y el Jaime calmando al Nico, parecemos dos pendejos que sus “mamis” los separan.

—Voy a darme una vuelta por ahí— me puse mis zapatos para irme y mi madre trata de pararme para que no valla — ¡déjame tranquilo!

Me voy dejando atrás a mi mamá, a mi amigo y mi otro “amigo”, me quedaron mirando algo extrañados, pero no me importó.

Voy a la botilleria a comprarme un pack de chelas y saco mi celular y llamo al Yelo, pero no contestó, llamo al loh peshoh y al bestia, pero tampoco contestaron.

«Cabros culiaos pa’ qué tienen la hueá de celular si no contestan»

Y como cualquier necesitado voy a un parque a tomar solo, el más cercano a mi casa, me siento en el pasto y abro una lata y me pongo a tomar solo. El sonido de los árboles me relajaba, curiosamente no había mucha contaminación acústica como normalmente hay en Santiago así que era hermoso lo que mis oídos captaban.

Ya estoy en la última lata y me siento en el paraíso, hasta que veo al Jaime solo caminando hacia mí.

— ¡Kiu! — levanté la mano para saludarlo.

—¿Se te pasó la hueá?— dijo sentándose y quitándome la lata para darle un sorbo a ella.

— Más o menos, pásame la hueá — empecé a empujarlo para que me la diera.

—Ya te hay tomao todo el pack solo déjame a mí — y no me la pasó el maricón — hablé con el Nico… Me comentó todas las hueás que hablaron.

—¿Sin filtros?

— Sin filtros — que extraño que el Nico le hubiese dicho todo — Pero obviamente le saqué la verda’ a la fuerza y nos disculpamos con la tía, fue una hueá desubica’ lo que hicimos. Sorry.

—Sorry hueón, lo que hice no tuve que haberlo hecho— por alguna extraña razón comencé a sentirme avergonzado y mal por meterme en su relación.

—Era— se tomó lo que quedaba de la lata al seco y me dijo— Igual te agradezco por decirle las cosas como son, yo nunca hubiese podido, lo quiero mucho para decirle eso.

—Yo a el igual lo quiero pero me tenía chato la situación y que viniera a mi casa a pedirme explicaciones me mato—me empecé a sentir mal pero no me arrepiento de nada— Igual creo que se me pasó la mano con: "¿Te gustaría acaso que yo me revolcara con otro hueón estando contigo?

—Si, un poco— se puso a reír, y me sacó una sonrisa de su boca con eso — Tranqui, tenemos que esperar qué hará el Nico…

«Esperar que elija, somos tú o yo»

—Tuve que distraer a la tía mientras peleaban, pero no hubo caso, los escuchó igual—comenzó diciendo eso.

—Gracias hueón—dije riendo.

Nos quedamos mirando con unas sonrisas medias tristes en nuestras caras, aire rozaba nuestros rostros y se sentía como las ramas de los árboles sonaban al vaivén del viento. Abracé al Jaime para darle las gracias por ser buen amigo, y para pedirle perdón por jugarle chueco como amigo. Y con seguridad dije:

—Quédate tranquilo, que se va a quedar contigo.

No me dijo nada, sólo me abrazó un poco más fuerte, sentí como si me estuviera diciendo perdón con eso.

Al separarnos note al Jaime triste, bueno y para qué decir de mí, me siento como un emo culiao. Nos quedamos ene rato al lado del otro, en silencio, sólo nos hacíamos intercambio de miradas, hasta que:

—¡Edgar cuidado!— grita el Jaime haciéndome mirar más rápido que la chucha para el lado contrario de donde él estaba. Pero no había nada. Y al darme cuenta lo miro con la misma velocidad que recién y cuando volteé mi cabeza en dirección suya… Me besó.

«¿Te gustaría acaso que yo me revolcara con otro hueón estando contigo?»

«Mierda»

••• He ahí la razón porque me ha dado paja escribir EdgarxNico… De repente se me van las tildes o comas porque escribo desde el celular y es un cacho, perdón.

Don’t hate me pls

edgarxnico nicoxedgar jainico jaimexedgar edgarxjaime yaoi fanfic jaidefinichon goth